Lugares de interés

Rollo de justicia

El rollo era un lugar de juridisción, sirviendo a veces de picota donde se exponía a los reos a la vergüenza pública o se exhibía la cabeza de los ajusticiados. Su estilo es renacentista y tiene fuste cilíndrico sobre basamento escalonado y rematado en lo alto.

itero de la vega 10

Ermita de Nuestra Señora de la Piedad

En el término de Itero de la Vega existieron cuatro ermitas hoy desaparecidas, dedicadas a Santa María, San Andrés, Santiago y San Esteban; una quinta ermita aun se conserva, en el camino de Itero a Puente Fitero. Su patrona la Virgen era designada como Nuestra Señora de Carralapuente, o Nuestra Señora de Afuera, hoy conocida y venerada con el título de Nuestra Señora de la Piedad

La ermita data del siglo XIII y conserva restos románicos: una ventana en su cabecera, así como capiteles con decoración vegetal.

La fachada es gótica, y encima se agregó una elegante espadaña. Cobija una antiquísima imagen de Santiago Peregrino.

Puente Fitero

Puentefitero, también llamado Ponteroso, Ponte Fitir o Ponte della Mulla (Mulla significa mojón, ya que este puente posee carácter fronterizo entre castellanos y leoneses). A lo largo de al Edad Media, esta zona fue disputada por castellanos y leoneses. Al final, la ganaron los castellanos, tras la derrota del rey leonés Alfonso VI en la Batalla de Lantadilla (1068) a unos kilómetros al norte de este puente. El rey mandó edificar este puente de once arcadas, se dillería, sobre el cauce del río Pisuerga.

Este puente será citado en la guía de los peregrinos del siglo XII, el Códex Calixtinus, donde dice: “Pons Fitere supra Pisorga Flumen”.

Itero de la Vega-Puente Fitero

El río es aquí ancho y sus orillas se cubren con una tupida vegetación de ribera, quedando cerca de la orilla izquierda la ermita románico-gótica de San Nicolás, hoy albergue de peregrinos.

Iglesia de San Pedro Apóstol

La construcción original de la iglesia se realizó en el siglo XIII y fue ampliada y reestructurada desde la segunda mitad del siglo XVI al siglo XVII, terminando las obras en 1665. El interior se dispone en tres naves, separadas por pilares, de los que arrancan arcos de medio punto. La nave central se cubre con bóveda de arista y las laterales con bóvedas de cañón con lunetos, al igual que la capilla mayor; sobre el crucero se levanta una cúpula rebajada. La portada se abre en la nave de la Epístola, con arcos apuntados del siglo XIII, resto único de una iglesia gótica anterior a la actual. Ante esa portada hay un pórtico de la segunda mitad del siglo XVI. Aún queda una elegante portada gótica del siglo XIII de fina cantería y en la que se puede apreciar restos de pintura gracias a la protección de porche. El atrio de la iglesia ofrecía el Derecho de Asilo para desahogo de los refugiados.